Preparando un Despliegue Militar – Parte 1

Como muchos sabrán, Táctica 1-11 ® es una marca que está fundada, llevada y con la que colaboran, entre otros, miembros de las Fuerzas Armadas Españolas. Todos ellos con diferentes especialidades y cometidos, pero todos con un denominador común: la posibilidad de ser desplegados en misión en el extranjero en cualquier momento, como ya les ha ocurrido varias veces a cada uno.

En breve, tendremos un representante de Táctica 1-11 ® desplegado en una misión de la OTAN. Concretamente en Lituania, como parte del “BAP” (o “Baltic Air Policing” por sus siglas en inglés, que viene a significar práctica y literalmente “Policía Aérea del Báltico”). Esta misión ha cobrado una relevancia especial en los últimos años, que además se acentúa por momentos.

Protección de los espacios aéreos

Los países bálticos miembros de la UE (Estonia, Letonia y Lituania) no poseen una fuerza aérea con aviación de combate, que es a fin de cuentas la que permite proteger los espacios aéreos ante amenazas de todo tipo. Por ello, la OTAN, que tiene por misión asegurar la soberanía del espacio aéreo de todos sus países miembros, se encarga de que los países bálticos y sus aguas territoriales estén asegurados. Para lograrlo, se envían rotaciones de aviones de caza de diferentes países miembros a distintas bases aéreas del Báltico, desde donde operan durante un tiempo en misiones de “Policía Aérea”.

¿Pero qué implica la “Policía Aérea”?

En términos de defensa de la soberanía de un espacio aéreo existen en los países occidentales lo que se denomina “QRA”: Quick Reaction Alert. Básicamente una capacidad de un país para, en caso de que haya situaciones complicadas en su espacio aéreo soberano, reaccionar ante dicha situación (sea de la índole que sea, y que a menudo es mucho más variada de lo que la gente se piensa). El sistema de QRA lo componen multitud de elementos (rádares de vigilancia, aviación de combate, todo el personal que los apoya, etc), y los aviones de caza son el brazo ejecutor de la defensa aérea. A diferencia de lo que el público general pueda pensar, la misión de defensa aérea implica mucho más que la posibilidad de secuestro de un avión comercial. Las tareas en las que pueden llegar a entrar son tan variadas como, desde apoyar/guiar a un avión comercial que tiene problemas de comunicaciones o navegación, hasta otras más “amenazantes” y “peliculeras” (y que no vamos a tratar aquí, entre otras cosas, por la naturaleza confidencial de las mismas).

Entonces, ¿Por qué el Báltico?

Pues resulta que desde hace un tiempo es una zona de rifirafes entre la OTAN y los rusos. Básicamente, unos y otro se dedican a forzar e incluso traspasar los límites del espacio aéreo y las aguas soberanas del contrario; aviones espía o de inteligencia, bombarderos, cazas , submarinos, fragatas… una mini guerra fría en toda regla. Además de esto, los rusos se dedican a pasearse por el espacio aéreo internacional sin ningún tipo de “formalidad” o legalidad, con los riesgos que ello implica para la seguridad de la aviación comercial. No llevan plan de vuelos, ni transpondedor, ni autorizaciones diplomáticas, ni hacen caso de las indicaciones de los controles de tránsito aéreo civiles e internacionales….nada. Básicamente corren el riesgo de chocarse contra cualquiera en cualquier momento. Sin entrar en detalles técnicos, diremos simplemente que es como meterse en una calle peatonal con el coche sin autorización para hacerlo, y que aún encima sean los peatones y las bicis los que tengan que esquivarte a ti porque tú lo vales.

España comprometida con la OTAN

Es por ello que España, dentro de su compromiso con la OTAN, ha comenzado a enviar regularmente destacamentos de aviones de combate a los países bálticos. Y algo que parece tan simple como llevar unos aviones a otra base, requiere un planeamiento y unas coordinaciones que son difíciles de imaginar.

¿Cómo se lleva a cabo? ¿Qué cosas se tienen en cuenta? ¿Cómo se efectúa en sí el despliegue?
Permaneced atentos, os iremos contando en posts sucesivos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *